E-commerce en 2021: claves para enfrentar la incertidumbre
Los cambios que genera el escenario del coronavirus siguen profundizándose. En términos de ventas online, existen opciones como sumarse a un marketplace o generar un canal de venta propio.
05 | ENE | 2021

Mientras el mundo se enfrenta al coronavirus, el e-commerce tiene que enfrentarse a todos los cambios que se registraron (y los que están por venir). Ahora, más que nunca, el e-commerce está cambiando de un día para otro.


A continuación, se repasan tres estrategias de comercio electrónico a considerar para afrontar mejor la incertidumbre que genera el escenario al que dio lugar la pandemia del coronavirus.


Adoptar una estrategia de marketplace

Los marketplaces como Amazon o Mercado Libre están teniendo altísimos picos de tráfico y de pedidos. Mucha gente acudió a ellos en busca de productos esenciales durante el aislamiento, y ya ha adoptado las compras recurrentes en esas plataformas como rutina.

 

Los retailers deberían considerar la posibilidad de acelerar cualquier iniciativa para lanzar sus propios marketplaces durante esta crisis. Es decir, poner a prueba un modelo de marketplace en el que inviten a terceros a vender en su plataforma.

 

Otra estrategia es que las marcas más pequeñas deberían considerar la posibilidad de asociarse con los grandes retailers online o los mismos grandes marketplaces.

 

Según el informe Reimagining Commerce realizado por la plataforma de e-commerce Episerver, cuando los consumidores tienen en mente una compra específica, esto es lo que ocurre: el 43% de los consumidores va directamente a algún Marketplace (Mercado Libre, Amazon, etc.). Otro 43% visita Google primero y busca el producto. Sólo el 10 % de los consumidores van a un pequeño e-ommerce o directamente a la web de la marca.

 

En resumen: una mediana o gran empresa, puede considerar el lanzamiento de un modelo de marketplace propio para ser competitiva y servir mejor a sus clientes. Una pequeña empresa debe evaluar la posibilidad de aparecer en un marketplace online.

 

E-commerce por la vía rápida

En esta segunda estrategia, los responsables de e-commerce deberían considerar también la posibilidad de acelerar las inversiones online cuanto antes. En vez de lanzarse a un gran proyecto, lo mejor será crear pilotos muy pequeños que ayuden a resolver la experiencia de los clientes y los desafíos operativos causados por el coronavirus.

 

Un ejemplo es la inversión en omnicanalidad. En los momentos que el tráfico offline o presencial se ve muy reducido, es clave motivar a los consumidores a realizar compras online. Los clientes podrán recibir sus pedidos más rápido.

 

Esto es interesante, sobre todo, para las empresas sin una tecnología omnicanal madura. De esta forma, se benefician de que sus propios empleados de tienda también operen como personal de almacén, el inventario obsoleto se mueve más rápido y no necesitan almacén logístico.

 

Los retailers, grandes y pequeños, necesitan innovar y hacerlo ya. Las opciones de recogida en la calle (click & drive) y de envío desde la tienda son dos fuertes candidatos a la omnicanalidad. La recogida en la calle nos permite comprar online y acercarnos a recogerlo, en caso de que residamos en una zona en la que no hay reparto a domicilio.

 

Prepararse para los cambios permanentes

El coronavirus ha cambiado la forma en que vivimos y trabajamos. ¿Se convertirán las oficinas en reliquias nostálgicas? ¿Será la educación desde casa el futuro? Los responsables de e-commerce necesitan prepararse para las nuevas expectativas de los consumidores.

 

Muchos retailers y marcas ya se han adaptado a los cambios en el comportamiento de los clientes ofreciendo envíos gratuitos y más rápidos para incentivar los pedidos online frente a la compra en tiendas físicas.

 

Durante la pandemia hubo también más facilidades de pago y flexibilidad en general. Esto es un punto que deberíamos tomar como ventajas frente a la competencia y seguir ofreciéndolo a nuestros clientes una vez la pandemia termine (o cuando por fin alcancemos un punto de “nueva normalidad”).


En definitiva, este caos puede crear oportunidades, si estamos dispuestos a verlo de esa manera. La incertidumbre saca a la luz los puntos débiles y anima a los equipos a trabajar de forma más creativa que nunca.


Los desafíos que antes se veían como obstáculos ya no serán tales. Para aplicar todos estos cambios, será interesante también conocer los tipos de e-commerce que hay en el mercado y elegir el que más se adecúe a nuestras necesidades.


La necesidad es la madre de la invención y los retailers y las marcas necesitan reinventarse a sí mismos, ahora.


Fuente: E-commerce News