Personalización de bolsas en el pequeño comercio
Favorecen la visibilidad de la marca en función de la fidelización y la atracción de nuevos clientes.
07 | FEB | 2019

Las bolsas son un tipo de envoltorio que tiene, ante todo, un carácter funcional. El cliente puede transportar sus compras con la seguridad de que llegarán a su destino en perfectas condiciones. Eso genera la confianza que transmiten como elemento útil. Y al ver el nombre o logo del comercio en la bolsa, esa confianza también se traslada a la marca que les provee esa solución.

 

Por ello, personalizarlas resulta una poderosa herramienta para los comercios. Es tanto una forma de conquistarlos, como de fidelizarlos también. El packaging es recurso muy efectivo para la marca que quiera hacer branding.

 

Por ejemplo, un comercio puede repartir folletos, pero es probable que cliente no lo conserve. Con las bolsas no sucede lo mismo, ya que no sólo es algo que puede volver a usar: también la puede guardar porque su diseño, su originalidad o porque le recuerda una experiencia de compra satisfactoria.

 

El cliente que conserva el envoltorio serigrafiado puede luego utilizarlo para transportar el regalo para una persona especial. A su vez, ésta lo asociará a ese momento feliz, y lo recordará cuando observe la bolsa con un logotipo estampado.

 

El componente emocional y el subconsciente tienen mucho peso en las decisiones de compra de los consumidores. En este sentido, el packaging personalizado propicia estados de ánimo que fomentan la adquisición de productos. Por estos motivos, el neuromarketing ha ganado tanto terreno en las estrategias del comercio minorista.

 

Entregar bolsas con un sello personal contribuye a aumentar la visibilidad de nuestro comercio y multiplicar su presencia ante potenciales clientes, que las ven en las calles de la ciudad. Esta iniciativa está al alcance de cualquier negocio, sea cual sea su tamaño.

 

Los pequeños comercios que decidan imprimir su toque personal en bolsas y envoltorios suman un factor que sirve para ofrecer una experiencia de compra irrepetible. Y eso es un atributo que permite fidelizar a los clientes.

 

Fuente: Bolsalea.