Nuevas vidrieras: sustentables y persuasivas
Las claves para seducir a un consumidor acostumbrado a los estímulos del mundo digitales se vuelven cada vez más determinantes para el comercio minorista.
16 | OCT | 2019

A veces, parece que efímero es el adjetivo más adecuado cuando se habla de vidrieras. Sobre todo, en aquellos comercios que, por el rubro en el que se desempeñan, tienen que cambiar su propuesta de acuerdo a la temporada o época del año.

 

Pero está creciendo una tendencia que privilegia tanto el mensaje como las cualidades sustentables de lo que se está contando. Esto se relaciona con un aspecto que se está convirtiendo en un valor diferencial de las estrategias comerciales: la responsabilidad hacia el medio ambiente.

 

Muchas propuestas para vidrieras eligen usar PVC, y esto genera grandes cantidades de desechos plásticos irrecuperables, cuando hay materiales como el vinilo o los cubos que pueden sustituirse por otros que son sostenibles y no mucho más caros.

 

Claves de una buena vidriera

Muchas veces caminamos por la calle y una vidriera llama nuestra atención. Esa es la idea y la finalidad de este trabajo arduo, pero poco conocido. No siempre causa un efecto inmediato de compra, pero la originalidad y la persuasión deben ser atributos fundamentales en el proceso de diseño.

 

Para alcanzar los objetivos trazados, la creatividad y el conocimiento deben estar al servicio del proyecto. Para eso, además de las capacidades técnicas, es fundamental investigar para sumar los elementos que contribuyan a alinear el guion de la vidriera con la estrategia de ventas.

 

La iluminación juega un papel clave. Algunos la consideran el 60% del éxito de una vidriera. La luz puede arreglar un armado que no funcione o mejorar lo que esté bien.

 

El futuro de la tienda tradicional

El comercio tradicional tiene futuro, pero en algunos casos, funcionará más como un showroom donde entrar en contacto con el producto que probablemente se termine comprando online.

 

Los barrios y las zonas comerciales urbanas seguirán siendo los ámbitos en los que predominen los pequeños comercios, ya que las grandes superficies y las tiendas de departamentos no terminan de adaptarse a esas dimensiones.

 

Esos actores se adaptarán al formato de pequeña tienda que funcione como el espacio físico de un comercio online. Y al mismo tiempo se convierten en competidores para los comercios tradicionales.

 

Al mismo tiempo, los negocios de barrio deberán ir conociendo y aplicando las herramientas de los operadores digitales para mejorar el punto de venta, diseñar su estrategia de ecommerce, y saber cómo pueden utilizar las redes sociales para beneficiar su desempeño comercial.


Fuente: El Mundo.