Tendencias del comercio minorista
En un contexto cambiante, el sector evoluciona del enfoque omnicanal al omnicliente, donde lo revelante es la experiencia de compra.
05 | SEP | 2022

En el contexto cambiante del comercio actual existen tendencias que se deben considerar para saber dónde estamos parados y en qué dirección podemos evolucionar.

 

Locales pensados para las personas y no para los productos

Los productos o servicios están a un click de distancia, por lo cual una tienda física no puede basarse solo en productos. Debe impulsar las experiencias, relaciones, interacciones y creación de recuerdos.

 

Tecnología asociada a la experiencia en el punto de venta

Los consumidores son cada vez más digitales e hiperconectados. Por ello, es necesario retener su atención cuando están en una tienda física. La tecnología como un complemento de la relación humana crea experiencias más innovadoras, únicas y personalizadas.

 

El cliente en el centro

Es clave estar atentos a las preferencias del consumidor. La tienda debe estar donde está el cliente, reforzando la cercanía. Comprar online y retirar el producto en el local debe ser una opción potenciada al máximo.

 

Logística 4.0.

El cliente exige entregas más rápidas y el seguimiento de todas las etapas de la distribución. Lo más relevante no es la velocidad, sino si la garantía de que se cumple lo acordado. Las tiendas físicas participarán más en la distribución de los productos. Click & collect en tienda, punto privilegiado de devoluciones de productos.

 

Marcas con fuerte enfoque en responsabilidad social

Actualmente, los aspectos relacionados con la sustentabilidad, la transparencia y la responsabilidad social son muy relevantes en las decisiones de compra de los clientes.

 

Tiendas phygitales

Integración del mundo físico y el digital. Debemos unir lo mejor de los dos mundos: experiencia y atención con comodidad, facilidad y practicidad.

 

Estas tendencias demuestran que el futuro del comercio físico es prometedor, pero será necesario incorporar el desarrollo tecnológico y prestar atención a las exigencias del mercado para satisfacer al consumidor. En ese sentido, el mundo digital y el físico deben estar absolutamente interconectados en un mismo canal.

 

Vivimos en un mundo híbrido donde el online y el offline se están integrando. En ese contexto, la evolución será del omnicanal al omnicliente, donde lo relevante no es el canal de venta, sino si la experiencia de compra.

 

Fuente: Info Retail.