Santa Fe: perspectivas del comercio provincial
Referentes del sector analizan la situación actual y las prioridades para 2018.
13 | FEB | 2018
En la provincia de Santa Fe, CAME, la FCCA y la Federación de Centros Comerciales local (FECECO), trabajan en conjunto para desarrollar y fortalecer Centros Comerciales Abiertos (CCA).

Con varios proyectos en marcha, 2018 es un año de expectativas. Para afrontar los desafíos que se vienen, los protagonistas del comercio santafesino, proponen un análisis de lo que dejó 2017.

Adrián Schuck, Presidente de FECECO, resumió que “fue duro el primer semestre de 2017, con muchos gastos, además de la inflación producto de las tarifas de servicios, que impactaron e impactan aún, los combustibles y las paritarias del sector. Se hizo difícil para todas la pymes, con complicaciones en varios sectores. Luego mejoró un poco, a partir del segundo semestre. Aparecieron algunas tibias luces de mejoría en toda la actividad provincial”.

“Esto renovó las esperanzas para 2018 -agregó Schuck-. Sin embargo, hay algunas sombras relacionadas con una posible falta de crédito si se suspenden los subsidios de tasas para las pymes. Eso impactaría directo en el comercio, porque es un sector que se maneja mucho con financiamiento. Y por cómo se viene desenvolviendo el mercado financiero, durante 2018 las tasas de créditos para las pymes podrían ser elevadas”.

"Tratamos de evolucionar y mantener la fuente laboral. Los empleados son los últimos fusibles de la cadena. Siempre fue así. Además, comercio y servicios es el sector que más empleo privado genera en la provincia y el país".

Respecto de las perspectivas para el sector, el titular de FECECO indicó: “Este año se plantea con algunas dudas. Incluso diciembre no fue tan bueno como otros años. Si bien en la sumatoria del año el consumo creció 1,1%, esto se dio porque hay algunos sectores vinculados con la construcción que han crecido considerablemente y eso ayudó. En el caso del rubro alimenticio, en general hubo una baja en el consumo del 1%, así que también dejamos encendida una luz de alerta para lo que viene”.

Ricardo Diab es Presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), y también de la FCCA, delegación Rosario. Acerca del panorama comercial, señaló: “En líneas generales, 2017 siguió con una tendencia recesiva en cuanto a las ventas. En 2016 cerramos con un 7% de volumen negativo de venta” y, en 2017, rondó “el 2%”, “pero ya venimos arrastrando un período difícil”..

Con respecto a los sectores mejor parados en este contexto, señaló al inmobiliario, la construcción, la obra pública y el campo. Del otro lado están los productos de primera necesidad. “Ha descendido lo que es consumo masivo, o sea alimentos. Se transformó en segundas y terceras marcas en muchos casos, que también es una demostración del poder adquisitivo. En indumentaria, textil, calzado, marroquinería, artefactos para el hogar, electrodomésticos, etcétera, todo ha descendido sensiblemente”, afirmó el titular de la AER.

Venta ilegal y presión tributaria

Dos tems que perjudican el desempeño del comercio de la provincia son la actividad informal y la fuerte presión tributaria que vive el sector. Sólo en Rosario, en 2017 se incrementó un 40% el número de vendedores ambulantes. La solución no es únicamente dejar sin efecto la venta ilegal, sino propiciar un marco de formalidad accesible, aun con valores simbólicos, para que pueda evolucionar en el ámbito de la legalidad.

“Desde FECECO pedimos mayor control sobre la actividad informal. Y más allá de la lucha contra el comercio ilegal, el tema son las grandes promesas por reducir los costos tributarios y laborales”, remarcó Adrián Schuck.

“Tenemos una presión tributaria récord, pese a que siguen las promesas de reducción impositiva al comercio y los servicios. En la provincia acordamos mantener los mismos valores en ingresos brutos en lo que respecta a mipymes y pymes; también vemos que se ha incrementado el valor de IIBB en los grandes comercios. Si bien no son muchos, esos incrementos van al precio final del producto y, así, sigue subiendo la inflación”, opinó.

“La gran presión tributaria que hay produce que muchos de los pequeños comercios decidan cerrar sus puertas o bajar los costos, con resultados negativos. Ese es nuestro reclamo, para que haya políticas de control y de encuadre. Esto es lo que genera el aumento sistemático de impuestos”, dijo.

Schuck asegura que desde FECECO se advirtió “que esto produce pérdida de rentabilidad, cierre de comercios y pérdida de puestos de trabajo. También preocupa que muchos comercios hayan vuelto a pedir moratoria para pagar los impuestos. Al no poder pagarlos, lo primero que hacen es ir a pedir un plan de pago para seguir con la actividad. Sin dudas, esto es un mal síntoma”.

Fuente: El Litoral.